domingo, 1 de mayo de 2016

Mutún procesará 17 veces menos con Sinosteel que con Jindal Steel.

La planta siderúrgica que construirá Sinoostel Equipment en el Mutún procesará 17 veces menos hierro que la que iba a instalar la india Jindal Steel, con la cual el Estado rompió contrato hace casi cuatro años.

La deducción la presenta en su reciente edición el periódico especializado Reporte Energía. "El plan de industrialización con la empresa india comprendía la extracción de 10 millones de toneladas (tn) de materia prima anual y la construcción de un complejo minero-siderúrgico, que consistía en el desarrollo de ingeniería, concentración, peletización, reducción directa y acería, con una inversión de 2.300 millones de dólares”, indica la publicación, basada en las declaraciones del experto en siderurgia José Padilla, quien además fue asesor en minería de la Gobernación de Santa Cruz en épocas en que la Jindal Steel era adjudicataria del proyecto.

A fines de marzo, a nombre del Estado boliviano, la Empresa Siderúrgica del Mutún (ESM) firmó contrato con la compañía china Sinosteel Equipment para la explotación del yacimiento de hierro, bajo la modalidad Llave en Mano. Según el proyecto presentado por la firma china, se procesarán 600 mil tn de hierro por año, 150 mil tn de barras de construcción, 200 mil tn de pellets y 250 mil tn de hierro esponja.

Se establece, además, la construcción, hasta en 30 meses (que se cumplen en octubre de 2019) de una planta de peletización, otra para reducción directa de hierro; la instalación de una acería con colada continua y un tren de laminación. La inversión prevista es de 422 millones de dólares, de los cuales el 85% será financiado con un crédito de China y el restante 15% con recursos del Estado.

Este complejo siderúrgico debía producir cada año cinco millones de tn de pellets; dos millones de tn de hierro esponja; y 800 mil tn de barras para construcción. Además, se incluían inversiones en infraestructura: sistema eléctrico, sistemas de aducción de agua y sistemas de suministro de gas.

"Haciendo una comparación de estos volúmenes de producción de hierro con lo que se planteaba en el proyecto de RC con Jindal Steel, estos parecen ser parte de un proyecto piloto”, afirma José Padilla.

Cinco exigencias

A principios de abril, el ministro de Minería y Metalurgia, César Navarro, señaló que el Gobierno puso cinco condiciones al contrato con la china Sinosteel Equipment para ejecutar el proyecto siderúrgico del Mutún. La primera establece que la empresa debe entregar esa planta "funcionando y produciendo”; la segunda es que el producto tenga características comerciales, es decir ISO internacional; la tercera es la transferencia de conocimiento y tecnología; la cuarta, contar con un supervisor y certificador desde la construcción de los equipos y el emplazamiento del proyecto, hasta la puesta en marcha; y la última, que Sinosteel opere por un año el proyecto siderúrgico "para garantizar el normal funcionamiento de la planta”.

Según el ministro Navarro, en 2017 el Gobierno iniciará un estudio de mercado para conocer cuáles son los centros urbanos donde se consume la mayor cantidad de hierro de construcción. Esto con el fin de desarrollar un equipo de comercialización que complemente las etapas de explotación e industrialización.

Pero, el exministro de minería Dionisio Garzón señala que el mineral de hierro es un producto de bajo precio, pues cerró 2015 en 57 dólares por tn y a la baja (ahora se cotiza en 56,57 dólares), con lo cual no se cubre ni el transporte a los mercados.

El proyecto, en manos de la empresa china, se iniciará con la producción del 50% del consumo de hierro del país, que equivale a 150 mil toneladas de laminados de acero no planos al año, pero según Padilla esta producción sólo cubrirá el 30% de la demanda interna. En la actualidad todo el acero laminado es importado de Brasil y Perú.

El Mutún se localiza en la provincia Germán Busch del departamento de Santa Cruz y está constituido en colinas cuya altura varía de 200 a 755 metros.

viernes, 29 de abril de 2016

Otro retraso en el Mutún

El pueblo boliviano escucha desde hace más de cincuenta años anuncios de explotar e industrializar el yacimiento de hierro de Mutún. Los ofrecimientos fracasaron uno tras otro, en particular el más reciente con la firma Jindal que se fue del país por incumplimiento de contrato por parte del Gobierno y sus propios errores.

El interés de explotar ese yacimiento volvió a presentarse y finalmente la Empresa Siderúrgica Mutún firmó un convenio “llave en mano”, es decir la modalidad de contratación directa, con la firma china Sinosteel & Engineering Co. Ltd. con el antecedente de origen oficial de que esta firma ¡“es la que tiene mayor experiencia”! y aun conociendo, según informan el Financial Times y el portal Bloombrg, que “tiene grandes deudas y fue acusada de fraude” y sería una “empresa zombi”.

Por ese acuerdo, de la inversión total de 422 millones de dólares el 85 por ciento (US$ 358.7 millones) se financiará con un crédito chino, mientras el restante 15 por ciento (US$ 63.3 millones) aportará el Tesoro boliviano. Una planta de producción a instalarse en El Mutún debe producir dentro de 30 meses y procesar 650 mil toneladas de hierro y producir 150 mil toneladas de laminados no planos de acero (barras para construcción) a partir del año 2019. Por datos de prensa, personal boliviano será entrenado en China y la adjudicataria debe manejar la planta un año.

El optimista proyecto choca, sin embargo, con dificultades como ser la aprobación legislativa boliviana al contrato, así como del Eximbank de China, financiador que debe hacer los desembolsos una vez cumplidos los plazos legales, aún lejanos. También se tendrá problemas con el transporte del producto terminado, retardación en el consumo, el asunto del gas, provisión de energía, instalación de los hornos, por citar pocos de los numerosos existentes. La colocación de los productos, hierro esponja, en el exterior enfrenta peores problemas, como la inexistencia de barcazas para transporte por río, el mercado mundial está saturado y la alta competencia en el mercado del acero, que también perjudicarán el proyecto boliviano, acerca del cual se dijo que “resulta meramente un ejercicio económico académico el conjeturar sobre sus posibilidades, alcances, beneficios, debilidades, etc.”, sin conocer el estudio de factibilidad técnico, económico, financiero, ambiental y social y el contrato.

Los ofrecimientos para la explotación de hierro del Mutún culminaron, al parecer con fines de propaganda, con posterioridad a la realización del referéndum del 22 de febrero y ahora solo esperan la prueba de fuego de la práctica así como las consecuencias de la omisión de las licitaciones legales y el uso del sistema de la “invitación” directa.

martes, 26 de abril de 2016

Obras en el Mutún se iniciarán en segundo semestre de esta año

Las obras del proyecto del Mutún en Santa Cruz se iniciarán en el segundo semestre de la presente gestión, según el Ministerio de Minería y Metalurgia. La firma del contrato con la empresa China Sinosteel se suscribió en marzo pasado y establece cinco requisitos para poner en marcha el proyecto siderúrgico.

En la firma del contrato, el ministro de Minería, César Navarro, señaló que se exige a la empresa cinco requisitos para garantizar el proyecto. El primer consiste en que la empresa china tiene que entregar la planta no solo funcionando, sino produciendo; el segundo, que el acero obtenido tenga un alto nivel de competitividad comercial; el tercer es la transferencia de conocimiento y tecnología;, la cuarta es que exista los recursos económicos para contratar a una empresa internacional para que realice la supervisión y certificación de todo el proyecto, y el quinto es que Sinosteel debe quedarse un año más después de haber entregado el proyecto.

Se estima que las obras empiecen en agosto, y en el lapso de tres años se entregue el trabajo de parte de la empresa china.

El proyecto de la Planta Siderúrgica del Mutún tuvo un presupuesto, en principio, de 460 millones de dólares, pero la Sinosteel se adjudicó con 300 millones de dólares, en la tercera convocatoria, debido a que bajó su propuesta en 90 millones de dólares.

La planta se encontrará ubicada en el municipio de Puerto Suárez, por la provincia Germán Busch, en cuyo lugar se encuentra el yacimiento.

PROYECCIONES

De acuerdo con la revista informativa del Ministerio de Minería y Metalurgia, las proyecciones que se tiene a futuro, cuando la Planta inicie sus operaciones son obtener anualmente 250 mil toneladas de hierro esponja, lo cual permitirá un producción de 150 mil toneladas de barras corrugadas y lizas para la construcción, quedando un saldo de hierro esponja para comercializar; se estima cubrir el 60 por ciento del mercado interno.

El yacimiento del Mutún tiene recursos valuados, actualmente, en 40.000 millones de toneladas de hierro y 10.000 millones de toneladas de manganeso, entre otros minerales. Estos minerales se constituyen los insumos para elaborar los fierros para la construcción.

PROCESO DE CONTRATACIÓN

En primera instancia, en convenio con la Embajada de china, se postularon las empresas Henan Complain Mechanical & Electrical Equipmet Group Co Ltd., Cpaniec – Catic Group, China Railway Construction Corporation ltd., China CAMC Engimeering Co Ltd., Sinosteel Equipmet & Engineering Co Ltd., China Aluminum International Co Ltd., y Capital Engineering & Research in Corporation Limited (MCC).

En segunda instancia, el 22 de septiembre de 2015, quedaron preseleccionadas, Henan Complain Mechanical & Electrical Equipmet Group Co Ltd., Sinosteel Equipmet & Engineering Co Ltd. y tres empresas chinas.

Finalmente, en enero de 2016, Sinosteel Equipmet & Engineering Co Ltd. se adjudica la construcción de la Planta Siderúrgica del Mutún, con el compromiso que la obra se culmine en dos años y medio, para su entrega e inicie operaciones en 2019.

domingo, 17 de abril de 2016

Gerente de empresa Acero, Jhonny Saavedra: Siderúrgica es importante para no depender de precios del petróleo y minerales

El gerente general de la Empresa Acero Siderúrgica Jhonny

Saavedra Arévalo refirió que la industria siderúrgica es importante para el país con el fin de no depender de los precios del petróleo ni de los minerales, en el taller organizado por la Sociedad de Ingenieros de Bolivia - Departamental Oruro, que está presidida por Jaime Herrera Camargo, realizado ayer.

"La industria siderúrgica debe ser una realidad en el país, ya que sólo depender de la venta del gas y los minerales, es como cruzar sobre una catarata a través de una cuerda floja. La fluctuación de precios en el mercado mundial obedece a factores imposibles de prever, por cuanto se mueven al calor de los acontecimientos políticos mediáticos, pero que conllevan grandes daños económicos a los países chicos que viven de ellos", expresó Saavedra.

Por eso, dijo, es importante implementar industrias cuyo producto sea siempre necesario para otras industrias, que generen además puestos de trabajo permanente y, sobre todo, que generen divisas que aseguren el sostenimiento de una economía sin sobresaltos.

Refirió que las riquezas naturales del país permiten la instalación de varias industrias como el litio, la urea, el gas refinado, y otros, sin embargo, ninguna como la siderurgia.

"La siderurgia es una industria que ha sido normalmente subvencionada por casi todos los países en el mundo, al no contar con mineral de hierro, carbón, sea éste mineral o vegetal o gas natural, o ninguno, como es el caso del Japón que importa todos los componentes, pero que ha logrado fabricar uno de los mejores aceros en el mundo", indicó.

Explicó que el motivo de la subvención es muy simple, pues si un país quiere industrializarse, debe contar con una industria siderúrgica, ya que la industrialización de un país se mide por la cantidad de acero por habitante y Bolivia es el único país en Sudamérica que no cuenta con una industria tan importante para su desarrollo.

Puso como ejemplo al Brasil que cuenta con 29 plantas siderúrgicas, el Perú con 3, Ecuador con 2, Argentina con 3, Chile con 2, la India con 450 y la China con 850.

jueves, 14 de abril de 2016

Exministro expone reparos sobre proyecto del Mutún

El analista del sector minero, Dionisio Garzón, señaló sus dudas acerca de la competitividad de la planta piloto del Mutún, debido a que se desconoce los costos de operación de la misma, así como, los productos de exportación. Garzón fue ministro de Estado en el sector en la gestión del expresidente Carlos Mesa.

ACERO

Según manifestó, para este año, no se espera grandes cambios en el mercado del acero. De acuerdo a la publicación de América Economía, la demanda global caerá nuevamente, afectada por el bajo crecimiento de China.

Garzón explicó que los grandes proyectos representan costos operables menores y su competitividad es mayor, mientras que los pequeños tienen gastos altos y, consecuentemente, una baja competitividad.

COSTOS

Con la propuesta del Gobierno, la planta piloto del Mutún, producirá 250.000 toneladas anuales, pero se desconoce el costo de la operación, por lo que la producción dependerá de los precios internacionales.

“No se dice a qué costo va a operar la planta”, apuntó la exautoridad, al indicar que no se tiene información certera de los mercados a los cuales enviará la producción.

El Gobierno apresura el proyecto y la implementación de la planta de acería, “pero se desconoce a qué costo”, insistió el entrevistado.

INVERSIONES COMPLEMENTARIAS

Paralelamente las autoridades nacionales deben realizar inversiones en energía, agua, infraestructura vial, en especial para la exportación de la producción del Mutún, incidió Garzón.

El experto reiteró su opinión sobre lo que debió hacerse inicialmente con el proyecto, que está valorado en $us 450 millones y a cargo de la empresa china, Sinosteel.

HIERRO

En primera instancia, sugirió la exportación de hierro, y en el lapso del tiempo que dure el proceso se podría conocer mayor información del mercado y de los precios.

Una vez que se implemente la primera parte, se comprenderá en detalle, la factibilidad del proyecto, para luego pasar a la metalurgia y a la acería.

“Hay que estudiar los costos y la capacidad”, apuntó Garzón. Indicó, de igual manera, que una vez que transcurran esos procesos, y de acuerdo al estudio que se haga del mercado del acero, se ingresará a la fase de laminado.

viernes, 8 de abril de 2016

La esperanza del Mutún: Proyecto a largo plazo

Tras muchas objeciones y como dice la cueca después de tantas idas y venidas, se llegó a la suscripción de un nuevo contrato para ejecutar el proyecto minero metalúrgico en el Mutún, donde se ubica uno de los yacimientos más importantes de hierro de la región sudamericana vislumbrándose una perspectiva altamente rendidora, pero a largo plazo, empezando por contar un quinquenio para habilitar parte de la planta, otro tiempo posiblemente más reducido para encarar la producción industrial de productos que cubrirán la demanda nacional y llegando a 10 años de producción, se menciona la recuperación anual de entre 600 a 800 millones de dólares. Una facturación de alto vuelo.

En variadas ocasiones hemos mencionado que los macro proyectos de minería y de metalurgia y/o siderurgia, demandan mucho tiempo y alta inversión. Con el caso del Mutún está la prueba concreta, puesto que de aquí adelante, una década de por medio, se podrán observar beneficios de recuperación y rentabilidad, no antes, por lo mismo en ese largo periodo más serán los gastos y ninguna ganancia.

En la idea del proyecto y su desarrollo se menciona que la Empresa Siderúrgica del Mutún empezará a partir del 2019 la producción de la primera tonelada de acero laminado, así lo asegura el contrato recientemente oficializado entre la china Sinosteel Equipment y la nacional Empresa Siderúrgica del Mutún, documento avalado con las firmas de las principales autoridades de nuestro gobierno y los representantes acreditados de la también estatal china.

A propósito de este tema es propicia la ocasión para repasar un hecho importante y que consiste en la oferta de técnico bolivianos que dicen contar con la tecnología apropiada para encarar el mega proyecto del Mutún. Se ha mencionado en más de una oportunidad y en los más altos niveles de gobierno que lo más importante sería contar con el aporte de nuestros profesionales, especialmente si se trata de cuidar los intereses nacionales, más aún siendo uno de los mega proyectos estratégicos en el uso de nuestra riqueza natural.

Una nota importante publicada en la prensa nacional señala que "un grupo de técnicos bolivianos desarrolló la tecnología básica para emprender el proceso de la industrialización del hierro. Se añade que el gas sería el elemento reductor para generar la energía necesaria que movilice el proyecto".

Es una propuesta para utilizar la tecnología denominada "Kanatar - acero" en la planta piloto que será instalada dentro el proyecto integral de desarrollo de los yacimientos de hierro del Mutún. Según el Ing. Carlos Cardozo, responsable del grupo boliviano, la tecnología "fue probada en laboratorios y puede ser validada y calibrada, mediante la instalación de una planta piloto con capacidad de procesar 4 toneladas/día de minerales del Mutún". El representante del grupo afirmó que existe la patente oficial de la nueva tecnología la misma que estaría a disposición del gobierno.

Como se están cumpliendo los prolegómenos iníciales del proyecto bien valdría la pena que se ponga atención en ésta oferta que significaría un avance sustancial en el proyecto, coordinando claro está con los técnicos chinos, pero cuidando el factor de independencia de lo que se hace y se propone en el país.

Bajo cinco condiciones del Gobierno boliviano se firmó contrato con la china Sinosteel para el Mutún

El ministro de Minería y Metalurgia de Bolivia, César Navarro, informó que el Gobierno puso cinco condiciones para firmar el contrato con la empresa china Sinosteel Equipment, para ejecutar el proyecto siderúrgico en el Mutún.

"Nosotros hemos incorporado en el contrato cinco condiciones importantes, vitales y fundamentales", dijo en entrevista con el programa ´El pueblo es noticia´.

La autoridad precisó que la primera condición establece que la empresa Sinosteel debe entregar esa planta "funcionando y produciendo". "La segunda condición es que el producto que nos entreguen tenga características comerciales, es decir ISO internacional que nos permita tener un alto nivel de competitividad porque nosotros importamos acero de la Argentina, de Brasil, de Perú", complementó.

El Ministro de Minería explicó que Bolivia tiene un mercado copado de acero importado, por lo que debe competir con otras empresas demostrando "un alto nivel", consigna El Diario.

Navarro precisó que la tercera condición para suscribir el contrato con la Sinosteel es la transferencia de conocimiento y tecnología, "es decir la especialización de profesionales bolivianos".

"La cuarta condición es que no vamos a tener solo un supervisor del proyecto, sino un supervisor y certificador, eso quiere decir que vamos a contratar una empresa que supervise y certifique desde el momento en que construyan los equipos, desde que empiezan a emplazar el proyecto, hasta el momento que empiece a funcionar y producir", agregó.

La autoridad informó que la última condición que puso el Gobierno es que la empresa Sinosteel opere por unos años el proyecto siderúrgico, "para garantizar el normal funcionamiento de la planta".

Asimismo, adelantó que a partir de 2017 el Gobierno empezará un estudio de mercado, "para ver cuáles son los centros fundamentalmente urbanos que hacen y utilizan mayor acero de construcción, para tener nuestros equipos de comercialización".