domingo, 28 de junio de 2015

Chiquitanos dan prioridad al Mutún

El alcalde de San José de Chiquitos, Germaín Caballero, fue elegido ayer presidente de la Mancomunidad de Municipios Chiquitano y, tras su elección, afirmó que la entidad se fijó como prioridad en su gestión la consolidación del proyecto Mutún-Puerto Busch, por considerar que este viejo proyecto hará posible el surgimiento de un polo de desarrollo en la región.

Caballero sostuvo que aparte del complejo minero las gestiones de la mancomunidad que preside estarán orientadas a la culminación del cinturón vial de la Chiquitania a través de la construcción de carreteras asfaltadas entre San José de Chiquitos, San Ignacio de Velasco y San Matías, en la provincia Ángel Sandóval.

De igual manera, Caballero dijo que se trabajará para que el Gobierno nacional financie el arreglo o el rescate de los tramos camineros entre los municipios de Pailón, San Julián, San Ramón, San Javier y Concepción.

Turismo
Otra de las prioridades de la directiva de la mancomunidad es la consolidación de la región chiquitana como destino turístico, para lo cual se trazará un plan de acción que pondrá en ejecución en pocas semanas más y que para ello acudirán por apoyo a los tres niveles de gobierno, es decir el nacional, el departamental y el municipal.

El alcalde josesano destacó los invalorables atractivos turísticos de la zona en el ámbito natural y el arquitectónico.

Directiva
Con el respaldo de 10 alcaldes de los 17 habilitados en la región chiquitana, se eligió a Germaín Caballero, de San José de Chiquitos, como presidente; a Fanor Salces, de San Ignacio, de Velasco, como vicepresidente; a Ignacio Soriocó, de San Antonio de Lomerío, como secretario de hacienda; y a Iván Quezada, del municipio de Roboré como secretario general.

La posesión de la flamante directiva se relizará el 2 de julio en la capital cruceña.

Germaín Caballero reemplaza en las funciones de presidente de la Mancomunidad de Municipios Chiquitanos al exalcalde de San Miguel de Velasco Pedro Damián Dorado. El gerente general de la entidad es Jerjes Mercado

lunes, 8 de junio de 2015

Santa Cruz tiene en el Mutún, Rositas y Puerto Busch sus mayores sueños

Tres anhelados proyectos para el departamento de Santa Cruz, entre ellos: el Mutún, Puerto Bush y la instalación de la hidroeléctrica Rositas siguen durmiendo “en el sueño de los justos”.

Para muestra un botón: en el Presupuesto General del Estado (PGE) 2015 en la lista de “proyectos de inversión pública más grandes del país”, es que figure solo $us 74 millones para “Construcción vías férreas Motacusito-Mutún-Puerto Busch”, equivalente a 1,2% del total de inversión de $us 6.179 millones, lo cual explica tal situación , dicen los entendidos en el tema. El resto no figura en las políticas públicas de esta gestión.

Tanto autoridades, expertos en el tema e instituciones representativas cruceñas, aún no hallan una explicación sensata a la postergación permanente y sistemática en el que se encuentran cada uno de ellos, sobre todo del Gobierno central y las políticas públicas del Estado."Lamentablemente, más allá de las declaraciones de autoridades nacionales, no existen políticas públicas definidas para los tres proyectos de parte del Gobierno central", define Róger Montenegro, Presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz.

José Alberti, Vicepresidente del Colegio de Economistas de Santa Cruz, refiere que a esos tres proyectos que, si se concretan, constituyen el motor del desarrollo no solo de Santa Cruz, sino del país, hay que incorporarle la interconexión ferroviaria oriente-occidente que data de muchas décadas sin concretarse. A todos ellos, apunta que la postergación es una sistemática de los “anhelos cruceños”. "No hay voluntad política y existe una ausencia de visión estratégica de largo plazo. Se sigue postergando al oriente boliviano", enfatizó.

Siempre en agenda. A lo largo de los últimos 40 años, los tres proyectos siempre estuvieron en la agenda del desarrollo regional y, en teoría también de las políticas de Estado. Lo que extraña es que nunca llegaron a concretarse.

Carlos Schlink, economista y experto en el tema, atribuye a dos situaciones concretas: uno político donde el “Gobierno central” no quiere que Santa Cruz crezca de manera acelerada, a pasos agigantados y sea el generador de ingresos y empleos en el país, por un tema ideológico. En tanto que el segundo estriba en lo económico donde porque al ser megaproyectos, cuyas inversiones son “muy fuertes”, el Estado se ve imposibilitado de hacerlo factible su materialización.

"Estamos hablando de más de 4.000 millones de dólares que el Gobierno central no tiene esa cantidad de recursos para invertir, y mucho menos en Santa Cruz. No está dentro de sus prioridades, al margen que ellos saben que son tres proyectos rentables que van a generar más recursos al país de los que se invertirán", describe Schlink.

A ello, Alberti añade con cifras al citar que todos los proyectos mencionados ya cuentan con estudios a nivel de preinversión o proyecto de diseño final (EI/TESA). "Lo que faltaría es la asignación de inversión, al mismo tiempo del proceso de adjudicación nacional internacional", señala.

En total para los tres proyectos se ameritan al menos de $us 7.500 millones de inversión. Para la explotación del Mutún se requieren $us 4.000 millones aproximadamente. Para el desarrollo de Puerto Busch más de $us 1.500 millones y para la gran hidroeléctrica Rositas 2.000 millones de dólares. Y, adicionalmente para la conexión ferroviaria, Puerto Busch – (Arica-Ilo) Pacífico, otros $us 10.000 millones.

Panorama y situación actual. Las tres obras estrellas para Santa Cruz, según el propio Gobierno y las entes subnacionales son de exclusividad para su formulación, aprobación, ejecución y operación de la administración central, como establecen las disposiciones legales vigentes.

En ese ámbito, el gran proyecto del Mutún, considerado como el gigante dormido por su potencial de hierro existente en la fronteriza Puerto Suárez, cuya cristalización se dilata desde hace más de 40 años, sigue en “anuncios y planes”.

Según las últimas declaraciones del ministro de Minería, César Navarro, la Empresa Siderúrgica del Mutún (ESM) ha estado trabajando con recursos del Estado en extracción de carga mineral de hierro y buscando algún mercado.

Sin embargo, reveló que existe un plan siderúrgico elaborado el año pasado y en ese marco se ha invitado a siete empresas, “todas chinas” para que puedan implementar dicho proyecto en el corto plazo, para abastecer de acero, en primera instancia, al mercado nacional. "El país no puede competir con dos monstruos como Brasil y Argentina, que tienen las siderúrgicas más grandes del continente", confesó.

Pero para el Comité Cívico pro Santa Cruz, con el arribo al Gobierno de Evo Morales, el mayor fracaso fue haber adjudicado la explotación de la siderurgia a la empresa Jindal de la India. "Se puede afirmar que con la licitación del año 2005 el proyecto estuvo cerca de concretarse, pues había cinco empresas siderúrgicas extranjeras interesadas en presentar sus propuestas para firmar con Bolivia un contrato de riesgo compartido", recuerda Montenegro, en referencia previa a la licitación internacional y política del actual gobierno.

Por su parte, Oswaldo Barriga, Gerente General de la Cámara de de Exportadores de Santa Cruz (Cadex), añade que el problema con la Jindal, se debió a que no se les dio las garantías. "Había dos temas específicos a cumplir, la dotación de gas y energía, además del tratamiento de las aguas utilizadas en la explotación del Mutún, situación que produjo un quiebre entre la empresa y el Estado, manifestó.

Ahora, reactivarla a través de la estatal Empresa Siderúrgica del Mutún, dicho complejo toma tiempo y tropieza con procesos burocráticos, decisiones políticas y falta de financiamiento, además de los bajos precios que experimenta el mineral. "Francamente por ahora hay que ver la demanda internacional. Brasil tiene una enorme producción. Quierer competir significaría tener precios muy bajos. Yo no se si vale la pena hacer millonarias inversiones", señaló Marco Gandarillas, Director del Centro de Documentación e información Bolivia (Cedib).

El gran desafío de Rosita. Otro fracaso del actual gobierno de Evo Morales fue el haber adjudicado el nuevo estudio a diseño final a la empresa China Hydrochina cuyo costo de $us 1.000 millones, fue catalogado como elevado, además que su plan no coincidía con algunos aspectos técnicos de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE).

Recién en marzo de este año el proyecto hidroeléctrico Rositas, fue adjudicado a la empresa española EPTISA Servicios de Ingeniería S.R.L. mediante licitación pública internacional para la obtención del diseño definitivo.

Según Eduardo Paz, actual presidente de ENDE, el estudio está en proceso de avance, el mismo que será entregado en septiembre de 2016. Se trata de un megaproyecto para generar entre 400 y 600 megavatios (MW)."Se viene trabajando, de ello depende su financiamiento", finaliza.

Pasos
A su turno los expertos en el tema sugieren encarar

Estado. Los analista apuntan toda la responsabilidad al Estado Central, en particular a la actual administración de Evo Morales Ayma, por lo que exigen dinamismo, mayor inversión no sólo pública, sino de la mano de la inversión privada y externa.

En el corto plazo, según Molina, los proyecto deben contar con factibilidad aprobado, incorporado en el PGE anual, contar con financiamiento asegurado, licitación de las obras, adjudicación e inicio según cronograma de avance físico del proyecto y desembolsos de recursos financieros por parte del Tesoro Nacional y/o otra fuente interna y externa.

Acciones. Al igual que el Colegio de Economistas de Santa Cruz, el Comíte Cívico Pro Santa Cruz, tiene previsto organizar foros con la participación de expertos y diferentes actores políticos y sociales para discutir los tres proyectos, de tal modo de crear las condiciones adecuadas para colocarlos en la agenda de proyectos prioritarios a nivel nacional.

"Como Colegio de Economistas de Bolivia, estamos organizando un Foro Económico para el mes de Julio, con esta temática, el mismo que contará con la participación de autoridades nacionales y departamentales, así com expertos en la materia", respondió Juan Carlos Rau, Presidente del Colegio de Economistas.

Miradas. Carlos Schlink, propones una visión integral de las tres demandas al señalar que una vez concretados los recursos económicos con los países amigos, se debe proponer estos proyectos llave en mano a países serios y que dispongan de recursos y que quieran invertir en el país, además de que el gobierno priorice los proyectos dejando de lado sus complejos de lo que genera el oriente vs. el occidente.

La factibilidad según la Cadex

Rositas. Al ser un proyecto que ya está por ingresar a la etapa de licitación, no deben haber aspectos normativos, económicos, ni ambientales que causen su postergación, quizás en lo económico por la forma en que el Gobierno está lanzando las licitaciones hoy en día.

Al respecto puntualiza Barriga, Gerente de Cadex, que son proyectos “llave en mano”, al ser así, implican tener una capacidad de crear financiamiento propio, esto quiere decir que quien los ejecuta financia al Estado boliviano.

Puerto Bush. Sobre este tema la Gerencia de Cadex, manifestó que son más decisiones políticas, que normativas económicas o ambientales las que traban el escenario.

Solo la contrucción del complejo Portuario en Puerto Busch, entre ellas las terminales multiproducto requiere una inversión de $us 452 millones, para su materialización.

El Mutun. El mayor problema para su funcionamiento, se debe a la expulsión de la empresa que ya estaba ejecutando el tema y que hoy nos tienen la mitad del Cerro del Mutún congelado por un litigio internacional. "Una vez se solucione eso podremos pensar nuevamente en mutún, sin embargo, aún está la otra mitad del yacimiento para que se pueda iniciar con la explotación del mismo", apuntó Barriga.

Punto de vista

"La mayor responsabilidad recae en el Estado Central"

Germán Molina
Econonomista de la fundación Milenio

'Mi hipótesis sobre el tema es que Santa Cruz tiene su propia agenda departamental denominado “Modelo de crecimiento económico cruceño” que se mantiene a pesar de las diferentes gestiones gubernamentales con características de liberalismo y estatismo, porque siempre se baso en principios económicos básicos, específicamente en obtener “Máximo beneficio a mínimo costo” y la reinversión de sus utilidades.

Bajo ese panorama, el país no brinda condiciones de seguridad jurídica, justicia, mayor libertad económica, reglas claras, respeto a principios económicos, institucionalidad. A la fecha continua los anuncios de nuevas nacionalizaciones. En estas condiciones que inversionista nacional o extranjero arriesgaría sus recursos en Bolivia si persisten amenazas de nuevas nacionalizaciones.

El inicio de todo el proceso de administración financiera y controles gubernamentales para las tres obras señaladas están en la administración nacional.

Por lo tanto, la mayor responsabilidad recaé en el Estado Central. Para ello el gobierno debe establecer políticas públicas que faciliten comenzar las obras estrellas para Santa Cruz, así como fue concretado varias obras de infraestructura en la ciudad de Santa Cruz para la reunión del G 77 + China en un tiempo record'.

"No hay explicación porqué los proyectos están dormidos"

Oswaldo Barriga
Gerente general de Cadex

'Pasa el tiempo y los proyectos que en su momento se dieron a conocer como grandes obras para el país, y que despertaron grandes esperanzas para los bolivianos continúan en la total incertidumbre, de apoco se han dejado de lado por la falta de gestión y compromiso por parte del Gobierno.

Respecto al proyecto del Mutún, la falta de inversiones generó como resultado la rescisión de contrato con la empresa responsable de la explotación (Jindal Steel), hoy en día la Empresa Siderúrgica del Mutún (ESM) no tiene la capacidad, por lo tanto el gobierno debería licitar nuevamente la mitad que le corresponde a Bolivia.

En Puerto Busch, lamentablemente no existe una posición técnica con respecto al porqué ha sido postergado, hemos escuchado a algunos Ministros decir que el proyecto no será ejecutado hasta que se demuestre la capacidad que se necesita para ser validado, y es una visión equivocada, Puerto Busch no necesita del Mutún para funcionar, por lo tanto no debería ser condicionante para su funcionamiento.Bolivia necesita de la construcción de Puerto Busch, es más, ha sido declarado como una prioridad Nacional.

Respecto al proyecto Rositas, entendemos que ya existe un plan en el cual se está trabajando y en corto plazo podrá ser licitado de esta manera se habilitará el riego para más de 250 mil hectáreas en la zona de Tierras Bajas del Este, además de generar 400 mega watts de energía'.

'Tenemos el tema de grano, la urea y el hierro de Mutún. Se requiere agilizar inversiones en Puerto Bush. En el caso de Rositas, hay los estudios, ahora solo falta ver su factibilidad, pero una visión de desarrollo'.

lunes, 1 de junio de 2015

Gobierno reconoce que Mutún solo cubrirá el mercado local

El sueño de contar con una siderúrgica que industrialice el hierro del megayacimiento del Mutún y que se tenga la capacidad de cubrir la demanda nacional para luego exportar el sobrante a mercados más rentables de acuerdo con el Gobierno se cumplirá a medias, ya que lo que se industrialice solo estará destinado al mercado interno y no a la exportación.

En una entrevista realizada por la agencia de noticias ANF, el ministro de Minería César Navarro sostuvo que la relación con la siderúrgica india Jindal Steel and Power, que debía realizar una inversión por arriba de los $us 2.000 millones, fue una historia de frustración debido a que la empresa no cumplió con los cronogramas de inversión por lo que el Estado se vio obligado a tomar acciones legales con la ejecución de las boletas de garantía de la Jindal.

Ante este nuevo escenario, Navarro sostuvo que en principio la Empresa Siderúrgica Minera (ESM) estuvo trabajando con recursos del Estado en la extracción y carga del hierro buscando algún mercado.
La autoridad remarcó que cuando se hicieron cargo advirtieron que no había un plan siderúrgico nacional, por lo que elaboraron uno.

El mercado interno
En el nuevo teatro de operaciones, el plan del Gobierno consiste en producir acero de calidad para la construcción y sustituir su importación, que anualmente llega a un valor de $us 300 millones.

Cuando se le preguntó a Navarro sobre las exportaciones, el ministro recordó que Brasil tiene un mercado con más de 150 millones de habitantes y Argentina supera los 30 millones y que ambos ya tienen siderurgias, por lo que a su criterio no se va a poder competir en el mercado externo y decir otra cosa es ponerle una fantasía innecesaria.

Al respecto, Juan Parejas, coordinador de los Movimientos Sociales en Frontera de Puerto Suárez y Puerto Quijarro, sostuvo que ya era tiempo de terminar con las mentiras y de decir que se iba a exportar el hierro, cuando ni gas se tenía.

Parejas sostuvo que la población quiere que se empiece por algo y que sea un proyecto concreto como el de las cementeras que se levantan en la zona.

Para llevar adelante el programa de producción para el mercado nacional, Navarro explicó que se precisará una inversión de $us 400 millones y que el proyecto de construcción va a demorar 30 meses y la puesta en marcha otros 12 meses

El Mutún se reactivará en 2015 con empresas chinas

“La Empresa Siderúrgica del Mutún (ESM) ha estado trabajando con recursos del Estado en extracción de carga mineral de hierro y buscando algún mercado. Yo diría que es una actividad simplemente de presencia institucional de la ESM en el Mutún.

Cuando nos hicimos cargo advertimos que no había un plan siderúrgico nacional. Hemos elaborado un plan”, dijo el ministro de Minería, César Navarro, en una entrevista difundida ayer por la ANF.

Según reveló, ese plan siderúrgico fue elaborado el año pasado y en ese marco se ha invitado a siete empresas, “todas chinas” para que puedan implementar este proyecto en el corto plazo, para abastecer de acero, en primera instancia, al mercado nacional.

La concentración en el mercado local, según dijo Navarro a ANF, se debe a que el país no puede competir con dos monstruos como Brasil y Argentina, que tienen las siderúrgicas más grandes del continente.

Sobre la insistencia en que las empresas sean chinas, Navarro dijo que “viene con la posibilidad de que el crédito sea chino.

Pero se prevé que la certificación sobre la calidad de la construcción lo hará una empresa externa suiza. No tenemos plazos definidos para iniciar, pero el 2015, debe ser el año que se inicie este importante proyecto”.

El Ministro dijo que Bolivia importa anualmente casi 300 millones de dólares en acero.

Comercio exterior Latinoamérica importa 29% más de acero de China

América Latina importó 2,4 millones de toneladas de acero laminado desde China en el primer trimestre del año, un 29% más que en igual periodo de 2014, informó la Asociación Latinoamericana del Acero (Alacero).

En valor las compras sumaron 1.493 millones de dólares, lo que equivale a 621 dólares por tonelada, un 7% por debajo del primer trimestre de 2014.

Los productos planos concentraron un 59% del total de las exportaciones de aceros laminados de China hacia América Latina, alcanzando 1,4 millones de toneladas. Su precio promedio se ubicó un 6,0% por debajo del resto del mundo, reduciendo la brecha de 16% evidenciada un año atrás.

Entre el primer trimestre del 2013 e igual lapso de 2015, el volumen de productos planos enviado por China hacia América Latina creció un 169%.

Mutún: invitan a construir la planta

Habrá planta para la explotación del hierro de la mina Mutún. Su construcción comenzará en 2015 y para eso hicieron "invitaciones directas" a siete empresas chinas, informó César Navarro, ministro de Minería y Metalurgia. En 2007, el gobierno de Evo Morales firmó con la empresa india Jindal Steel and Power, un contrato para hacer una inversión millonaria en la explotación del hierro de la mina Mutún el que fue calificado como el más importante de la historia minera del país. A casi ocho años, Navarro reconoce las "frustraciones" y advierte que producirá solo para el mercado interno y ve imposible competir con las siderurgias que hay en Brasil y Argentina.

El proyecto. Navarro dijo que el mismo permite comprender la importancia productiva, pero también las múltiples complicaciones y limitaciones. "El Mutún tiene como objetivo entregar acero de construcción y el mercado en Bolivia no es virgen, es un mercado casi lleno por acero argentino y brasileño. Por lo tanto es un proyecto de alta complejidad", resaltó el ministro.

Agregó que la construcción va a demorar 30 meses y la puesta en marcha duraría otros 12 meses. "Entre tres o cuatro años la empresa va estar produciendo acero de construcción", dijo.

Empresas extranjeras. La cantidad de empresas chinas que trabaja en el sector minero es importante, pues llega a 10. Por eso los empresarios chinos anunciaron que tienen la firme intención de formar una Cámara Minera Chino-Boliviana. El embajador de la República Popular China, Wu Yuanghan, acordó con Navarro establecer un mecanismo de coordinación y consulta para la ejecución de proyectos.

lunes, 18 de mayo de 2015

Como resultado de la explotación de hierro en el Mutún y la necesidad de transportar este mineral a los mercados internacionales para su refinamiento

Como resultado de la explotación de hierro en el Mutún y la necesidad de transportar este mineral a los mercados internacionales para su refinamiento y fundición es que el Gobierno de Bolivia, por intermedio del Ministerio de Defensa y la Empresa Naviera Boliviana (Enabol) dan curso al proyecto “Implementación del empujador/remolcador fluvial (R/E) Multipropósito en el canal Tamengo e hidrovía Paraguay-Paraná”.

Al proyecto de transportar hierro del Mutún también se suma el otro que está referido al proyecto “gasoducto virtual” entre Bolivia y Uruguay por el cual se pretende llevar gas natural licuado (GNL) a ese país a través de barcazas que recorran la hidrovía Paraguay-Paraná, según el portal de noticias terra.com.

Esta realidad obliga al Estado Boliviano tomar la iniciativa y es a través de Enabol que demanda la construcción de los remolcadores y barcazas necesarios, que a futuro se convertiría en el medio de transporte para la exportación de mercaderías y materias primas hacía el océano Atlántico.

De acuerdo con algunos reportes, en la actualidad el transporte en convoyes que llevan 60 mil toneladas, tiene el costo de entre 35 y 40 dólares por tonelada, lo que significa aproximadamente unos 800 mil dólares el costo de llevar mercadería en barcazas por la hidrovía Paraguay-Paraná.

Algunos informes indican que el costo del flete de las barcazas en la actualidad es por la ida y vuelta; esto significa que se lleva hierro y al retorno se trae sigler para las fábricas de cemento. A futuro la idea es transportar úrea proveniente del trópico de Cochabamba y que la misma podría ser llevada hacia la Argentina y Brasil, los principales mercados para este producto.

Para concretar este proyecto es que en fecha 11 de noviembre de 2009 Enabol suscribe el contrato con la empresa coreana General Marine Business (GMV Inc.) representada por Kwak Chong Ho cuyo domicilio legal se encuentra en el 586-2, Seonam-dong, Nam-gu, Ulsan, Corea, el 15 de enero de 2010. El compromiso era entregar provisionalmente el 30 de septiembre de 2010 del material naval contratado. El costo para la fabricación de las 16 barcazas es de aproximadamente 14 millones 400 dólares y deben ser entregados en Puerto Rosario de la República Argentina.

A ellos se suma la construcción de dos remolcadores que fueron contratados en marzo de 2010 cuyo costo aproximado fue de 11 millones 500 mil de dólares. En total Enabol pagó en efectivo a la mencionada empresa coreana la suma de al menos 30 millones de dólares para cubrir el costo de la construcción de este material naval, que lamentablemente a la fecha se encuentran a punto de ser subastadas porque según el Gobierno hubo indicios de corrupción que hicieron que este proyecto se caiga inexplicablemente.

DISEÑOS

EL DIARIO tuvo acceso a las características técnicas que iban a tener los remolcadores y las barcazas a ser construidas por una empresa coreana.

Según los informes, los empujadores para que “operen” en la hidrovía Paraguay - Paraná serían diseñados para Enabol. Uno lleva el nombre de Nandeni el otro se llama INTI, homenaje al dios del Sol.

De acuerdo con las especificaciones técnicas el buque, junto con todos sus aparatos (maquinaria, equipos, tuberías, etc.) se ajusta a la norma de construcción naval coreana para los buques de esta clase.

Asimismo, se sostiene que materiales y aparatos, marcados que no estén especificados en el pliego se podrán comprar desde Corea eligiendo la opción preferida del constructor, en lo que respecta a materiales y aparatos que cumplan con el requerimiento de la Sociedad de Clasificación y el Standard de Calidad.

DIFERENCIAS

La diferencia entre los empujadores y barcazas diseñados y construidos para Enabol con referencia a los que actualmente operan en la hidrovia Paraguay-Paraná es enorme. Además que las especificaciones técnicas “exclusivas” que se hacen referencia están en el contrato para la construcción de estas naves.

Los expertos afirmaron a EL DIARIO que el diseño para todo este equipo naviero se hiso en EEUU, en la cuna de estos empujadores, la compañía Warino COX, porque de acuerdo a las exigencias de Enabol eran precisas y se necesitaba una nave con características de un calado no mayor a los siete pies de profundidad o a los dos metros y diez centímetros que le permitiría navegar el año redondo sin necesidad de “parar la navegación” en época de estiaje o cuando las aguas esta Bajas.

Otra característica, que tienen estas naves, es el “doble fondo” y los compartimientos estancos, que le da un margen mayor de seguridad Cuando hay accidentes o percances ya que bajo las nuevas regulaciones, a partir del año 2015 sólo se permitirá la navegación de naves con doble casco en la hidrovía Paraguay-Paraná.

El doble casco también permite al empujador, realizar reparaciones en el casco por dentro del Barco, ya que existe una separación de 80 centímetros entre los dos cascos lo que permite que un soldador pueda entrar a realizar reparaciones, sin necesidad de sacar a dique seco, lo que cuesta una fortuna.

Los actuales empujadores que operan en la hidrovia Paraguay-Paraná, son naves que tienen más de 20 0 30 años y en algunos casos 50 años de antigüedad, “son adquiridos a empresas que trabajan en el Rio Mississippi en EEUU, en calidad de chatarra”, luego reacondicionados y puestos a operar.

Se informó a EL DIARIO todos los equipos y naves que transitan por la hidrovía Paraguay-Paraná deben cumplir las regulaciones de navegación impuestas por los países que comparten esta ruta fluvial y que está controlada por el Comité Intergubernamental de la Hidrovía Paraguay-Paraná (CIH).